The Planet of the Vicious Creatures

Un muy interesante juego indie con estética retro que en principio llamó mi atención por el particular título del mismo. Simulando ser un juego de plataformas 2D de PC, The Planet of the Vicious Creatures nos sumerge en la piel de un astronauta que por algún motivo inexplicable, encuentra una serie de portales intergalácticos que lo van trasladando a distintos ecosistemas con fauna que claramente no es de este mundo, y que además, te mata sin dudarlo un segundo.

The Planet of the Vicious Creatures (PC)

Precisamente, la premisa de este complicado video game es justamente el hecho que absolutamente todo lo que se mueve – a excepción de las plataformas -, te aniquila. El objetivo es atravesar de manera líneal un total de 60 complicados niveles capturando en cada uno de ellos una burbuja de oxígeno, único elemento que habilitará el acceso al siguiente nivel. No hay armas, no hay power ups, no hay NPCs ni mucho menos ayuda adicional. Solamente 9 vidas y nuestra habilidad.

Como comentaba al principio de esta review, al simular ser un viejo video game para PC, la jugabilidad es tosca y particularmente complicada. Claramente, esto no es un error de programación, si no parte de esta evocación y por supuesto, un método adicional como para complicar un poco más aún el intenso desafío que se nos pone por delante. En cuanto a los detalles estéticos, son acordes a lo que el juego propone; en cuanto a la música y sonidos, apenas unos blips y algunos FX rudimentarios, como para hacerte recordar aún más que si eras un usuario pobre de PC a finales de los ’80 o principios de los ’90, no tenías dinero para adquirir una placa de sonido decente y tenías que conformarte con el speaker que venía en el gabinete.

Dos elementos adicionales – pero no menos importantes -, que también llamaron mi atención: posee un modo adicional como para poder editar los niveles o crearlos por uno mismo; y como ya ha sucedido con otros títulos indies, su autor ha liberado el código del juego.

Como para ir cerrando, es innegable que mas allá de su encanto, es un video game terríblemente específico y por momentos hasta podría decir underground o deep para amantes de lo retro y de los juegos con dificultad elevada, al punto de ser frustrante. Si sos de los que disfruta mucho de los games casuales en un celular o le gusta ir obteniendo logros paulatinamente, definitivamente con este juego vas a ponerte a llorar.