Planes, Bullets and Vodka

Como buen amante de los shoot’em ups, no podía dejar de escribir una simple review sobre un también simple pero realmente divertido video game, que curiosamente está ambientado en un entorno propagandista soviético. La primera impresión – sobre todo para los nostálgicos -, claramente será encontrar grandes similitudes con River Raid, ya que su dinamismo y velocidad, recuerdan muchísimo a este gran clásico de Atari 2600.

Mientras deleitamos nuestros oídos con buenas melodías de acid jazz (cuyo soundtrack está disponible para bajar de manera gratuita), nos metemos en una frenética aventura cuyo objetivo principal es precisamente derrotar la mayor cantidad de aviones enemigos, compitiendo por la tabla general de puntuaciones a nivel mundial o para lograr los objetivos de Steam.

Conforme avancemos, tendremos la posibilidad de ir mejorando nuestras armas, la velocidad de disparo y hasta poseer un escudo protector; todo cortesía de power-ups. Como dato anecdótico, la única manera de realizar puntajes realmente elevados, es manteniendo la “cadena”, o dicho de otra manera: eliminar todos los enemigos posibles sin ser tocados. ¿Sencillo? para nada. ¿Imposible? tampoco. Concretamente, la dificultad está bien regulada.

La velocidad del game es intensa y puede llegar a resultar un desafío para los que no están muy curtidos en este género, ya que por momentos los espacios se hacen realmente reducidos y resulta un tanto complicado esquivar la intensa cantidad de enemigos – y en consecuencia disparos – que aparecen en pantalla. ¿Rejugabilidad asegurada? desde ya.

Sin ser una obra maestra, Planes, Bullets and Vodka mantiene la esencia de los juegos retro que sin demasiadas variables y colores, prometen una experiencia más divertida que rotúndamente visual. Recomendable, sin dudas.