Contactanos

Articulos

Game Gear celebra su 30º aniversario!

Publicado

el

Game Gear cumple 30 años desde su salida a la venta en Japón, allá por 6 de octubre de 1990. Época más que ajetreada en el mundo de los videojuegos, debido a la fuerte competencia entre SEGA y Nintendo. De hecho, la portátil fue ideada como respuesta a la mítica Game Boy, con una potencia alucinante para la época y una característica que la hacía especialmente superior a su competidora: una pantalla a todo color.

Si bien la – no tan recordada – Atari Lynx quiso irrumpir en el mercado con un concepto similar (una portátil con 16 colores en pantalla), la portátil de SEGA era superior en todos los aspectos y lo suficientemente viable para competir con la gran N, al punto que fue lanzado en uno de sus packs con el juego de puzzle Columns, tratando de generar un punto de quiebre para con Nintendo, que contaba por aquel entonces con Tetris.

Una particularidad importante de la Game Gear es que compartía atributos de hardware con Master System, e incluso la superaba en cantidad de colores: Game Gear tuvo una paleta de más de 4.000. La intención era poder «portear» los juegos de la consola doméstica en la portátil, a mismo tiempo que se facilitaba el desempeño de los desarrolladores para alimentar el catálogo de la nueva máquina de forma rápida. El único problema era que precisamente por su excelente hardware, la consola era – y es – una consumidora excesiva de pilas: necesitaba 6 y duraba pocas horas.

La campaña de marketing lanzada por Sega en todo el mundo fue bastante agresiva. Los anuncios se centraban en destacar la pantalla a color de Game Gear, haciendo alusiones directas a la Game Boy y sus usuarios, a los cuales se mostraba como obesos descerebrados. No, no es broma.

Game Gear contó además con un buen número de accesorios. Los más destacados fueron el TV Tuner – para sintonizar canales de televisión en la portátil – y el Master Gear, que permitía jugar a juegos de Master System.

Lamentablemente, nunca fue capaz de competirle mano a mano a Game Boy, no solamente por el hecho de tener que utilizar 6 pilas para disfrutarla, si no por la – casi inexplicable – falta de soporte de la misma SEGA, que se dedicó más a brindarle tiempo y recursos a sus consolas de mesa. A pesar de ello, la máquina contó con un catálogo decente, con más de 300 videojuegos entre los que destacan algunos como Sonic Chaos, Shinobi, Shining Force, Ecco the Dolphin, Tails Adventure, Ax Battler, Land of Illusion, Gunstar Heroes, Streets of Rage 2, Puyo Puyo, etc.

Articulos

Feria Gamer: precios sugeridos!

Publicado

el

Si te estás iniciando en el mundo del coleccionismo de video juegos, estás en carrera hace un tiempo o bien querés informarte sobre los precios justos sobre algunos productos, presentamos esta lista con actualización permanente e info detallada para que sirva como una referencia a nivel nacional en cuanto a lo que consolas se refiere.

Aclaración importante: los precios cotizan en dólares (US$) a valor «oficial» y aplican específicamente para consolas «loose» (sueltas) con sus accesorios básicos para el correcto funcionamiento.

Atari 2600

Edición: CX2600 (Americana estándar)
Condición: lista para jugar, con joystick y cables.
Precio: US$ 50 / US$ 60

Famicom

Edición: HVC-001 (Japonesa estándar)
Condición: lista para jugar, con dos joysticks.
Precio: US$ 65 / US$ 75

Game Boy

Edición: DMG-001 (Americana estándar)
Condición: lista para jugar, con tapa de pilas.
Precio: US$ 50 / US$ 55

Game Boy Advance

Edición: AGB-001 (Americana estándar)
Condición: lista para jugar, con tapa de pilas.
Precio: US$ 35 / US$ 45

Game Boy Color

Edición: CGB-001 (Americana estándar)
Condición: lista para jugar, con tapa de pilas.
Precio: US$ 45 / US$ 55

Las referencias de precio aplican a los modelos originales de lanzamiento en USA: Grape, Teal, Kiwi, Berry y Dandelion.

Game Gear

Edición: 2110-50 (Americana estándar)
Condición: lista para jugar, con tapas de pilas.
Precio: US$ 60 / US$ 70

Genesis

Edición: MK-1601 (Americana estándar)
Condición: lista para jugar, con joystick y cables.
Característica: conocida como «model 1».
Precio: US$ 60 / US$ 70

Edición: MK-1631 (Americana estándar, first revision)
Condición: lista para jugar, con joystick y cables.
Característica: conocida como «model 2».
Precio: US$ 55 / US$ 65

Master System

Edición: Master System II (Brasileña)
Condición: lista para jugar, con joystick y cables.
Característica: realizada por TecToy.
Precio: US$ 50 / US$ 60

N64

Edición: NUS-001 (Americana estándar)
Condición: lista para jugar, con un joystick y cables.
Precio: US$ 45 / US$ 55

NES

Edición: NES-001 (Americana Estándar)
Condición: lista para jugar, con un joystick y cables.
Precio: US$ 50 / US$ 60

PlayStation

Edición: SCPH-1001 (Americana Estándar)
Condición: lista para jugar, con un joystick y cables.
Precio: US$ 35 / US$ 45

Saturn

Edición: MK-80000 (Americana Estándar)
Condición: lista para jugar, con un joystick y cables.
Precio: US$ 90 / US$ 100

Super Nintendo

Edición: SNS-001 (Americana Estándar)
Condición: lista para jugar, con un joystick y cables.
Precio: US$ 45 / US$ 55

Wii

Edición: RVL-001 (Americana Estándar).
Condición: lista para jugar, con Wii Mote, Nunchuk, barra sensorial y cables.
Característica: retrocompatible con juegos de Game Cube.
Precio: US$ 40 / US$ 50

Continuar Leyendo

Articulos

¿Qué pasa en Argentina con la Playstation Mini?

Publicado

el

Cientos de miles de gamers – sobre todo, retrogamers -, seguramente quedaron fascinados al enterarse de la noticia que fue furor en todos los medios a nivel mundial, incluyendo los no específicamente dedicados a video juegos. Al igual que Nintendo con sus pequeñas y renovadas de NES y SNES respectivamente; Sony impacta profundo en la nostalgia de todos los que en algún momento disfrutamos los 32 Bits como parte de nuestra infancia o adolescencia. Un marketing efectivo y con el tiempo necesario como para freír el cerebro de acá al verano, cuando finalmente haga su presentación. Hasta acá, todo fantástico.

Lamentablemente, en un país con una economía tan nefasta como el nuestro, la alegría del público es a medias. La especulación constante no solo por la calidad del producto, si no por sus capacidades técnicas y los juegos que incluirá (aunque tenga juegazos del calibre de Final Fantasy VII, Ridge Racer Type 4 o Tekken 3), terminan formando un cocktail que en vez de servirse frío, se sigue calentando con un último ingrediente: el precio.

Oficialmente, el valor de venta para su lanzamiento es de 100 dólares, lo que al cambio del día de hoy significaría unos $ 3900 a $ 4000. Pesos más, pesos menos. Por supuesto que a esto hay que sumarle los agradables impuestos aduaneros, actualmente ascendientes al 50% del valor. Es decir, $ 2000 más. Considerando que el envío sea gratuito por que soy súper positivo, la consola podría desembarcar en nuestros lares por un valor aproximado de $ 6000 a $ 6500. Pesos más, pesos menos por las maravillas de la inflación. ¿Y qué pasa con los resellers particulares? probablemente menos de $ 8000 sea un valor casi imposible. ¿Y los grandes retailers? probablemente $ 10000. ¿Conclusión? y… pagar tanto, duele.

Pero no duele por las capacidades de la consola, por ser un objeto coleccionable o por ser un mal sistema. Duele por que por mucho menos de ese valor, podemos conseguir una versión original del sistema y en caso de tener chip, agregarle toneladas de copias o réplicas para proporcionar horas de diversión ilimitadas.

Dependerá entonces cuán fanático – o no – seas de este sistema para obtener una reedición que probablemente juegues menos de 2 horas y la vuelvas a poner en su caja por que queda linda a nivel decorativo. Como suelo opinar en estos casos, la compra me parece copada desde el punto de vista coleccionable, pero a nivel gamer – es decir, brindándole un uso moderado a intensivo -, apuntaría a intentar obtener uno de los tantos sistemas originales que pululan desde hace 25 años y realmente sentir la nostalgia como se debe, incluyendo la desesperación por si la máquina nos llega a leer el CD que le colocamos.

 

 

Continuar Leyendo

Articulos

Cartuchos Sega Genesis: Cuanto valen realmente?

Publicado

el

Con un gran crecimiento del mercado classic gamer en el país y al mismo tiempo, con la incursión de muchos coleccionistas nuevos en este hermoso hobby, surgen cuestiones como el aprendizaje y la delgada línea que separa la ignorancia del oportunismo. Considerando estos parámetros, interactué de manera social con los integrantes del grupo Feria Gamer la semana pasada en un post donde precisamente, planteaba esta cuestión y – investigación y conocimiento mediante – compartí mis criterios sobre la cotización de los productos en uno de los sectores más queridos y a la vez más competitivos del coleccionismo gamer local: Genesis. Dicho post en cuestión, pueden releerlo aquí mismo > Cotización Cartuchos Genesis

Cartuchos Réplicas de los ’90

Refiriéndonos a clones o piratas de los ’90, hay una variedad interesante de títulos poco comunes encontrar. ¿Es justo que esta línea sea la mas cara? Claro. ¿De cuanto hablamos? $ 350 / $ 400 como valores máximos. Dentro de este marco, entrarían títulos como Ristar, Alien Soldier, Gunstar Heroes, Castlevania: Bloodlines o Bimini Run, por ejemplo.

Fuera de esta línea, los de dificultad intermedia, como Zombies Ate my Neighbors, Rock ‘N Roll Racing, Contra: Hard Corps, Bare Knuckle 3 o Golden Axe 3, oscilando entre los $ 150 y $ 250. Cabe destacar que dichas variables se fundamentan únicamente en el caso que el juego – aún siendo réplica -, posea su caja. A priori, el otro factor de aumento de cotización, es meramente el estado estético y el funcionamiento del mismo.

¿Y qué ocurre con los más comúnes o fáciles de conseguir? Tan sencillo como a partir de $ 50, que actualmente, es el equivalente a menos de US$ 5. Algo triste por la realidad económica, pero realista. Me animaría a aventurarme y a decir que inclusive algunos títulos deportivos (los famosos «clavos») no deberían pasar los $ 35 o $ 40.

Cartuchos Réplicas (año 2000 en adelante)

El foco de conflicto para muchos coleccionistas, ya que hay varias posturas al respecto. Si bien no tengo la intención de hacer un enfoque sociológico, te resumo un poco: ciertos individuos consideran que mientras sea copia, da igual que sea de los ’90 o actual; sin embargo, otra postura indica que por el hecho de poseer integrados o «gotas» en la plaqueta, le da un valor adicional por la calidad del producto en cuestión. Fuera de mi opinión personal, y en lo que a cotización respeta, sugeriría que como máximo $ 150 por los más complicados o por ser títulos difíciles de conseguir en formato «noventoso». El resto de los valores, pueden oscilar muy similares a las copias de los ’90. Completamente subjetivo al gusto del comprador «coleccionista» o simplemente, el que gusta jugarlo de manera casual o por nostalgia.

Puede parecer tendencioso y hasta algo injusto, pero existen en la actualidad cartuchos multi-juegos (o multicarts) que son realmente buenos en cuanto a cantidad y calidad de juegos, sobre todo por que con los años, los piratas chinos han ido perfeccionando sus habilidades, de manera tal que te llenan los carts con maravillas de los 16 Bits. ¿Importarlos? hablamos de 9 dólares como mínimo por alguno de estos juegos. ¿Es justo que acá se venda en $ 350 o $ 400 al público? solo si realmente vale la pena o si el catálogo lo justifica.

Cartuchos Originales

¿Y los posta, posta? completamente variable y casi imposible de resumir en un solo post, ya que estos valores – a diferencia del mercado argentino, donde abundan las réplicas -, lo determinan de manera directa los mercados exteriores, destacando Estados Unidos y Japón.  Por lo general, el cartucho más simple puede iniciarse en $ 100. De ahí en adelante, y contemplando siempre el hecho que tenga caja, manual – o ambos -, los valores pueden llegar a superar los $ 2000 o $ 3000. Si, por un solo cartucho puntual. En definitiva, el valor promedio de un juego original para Genesis, oscila entre los 15 y 25 verdes, claro y conciso.

Tips para el ñoño y aclaraciones finales!

  • Atentos con los vendedores especuladores que intentan valorizar o aumentar el precio en base a una etiqueta realizada de forma casera o «custom». Esto sin lugar a dudas, ayuda a la estética de un cart venido a menos, pero bajo ningún criterio, eleva necesariamente su valor.
  • La identificación de los cartuchos réplica de los ’90 y actuales, radica básicamente en el peso, calidad de etiqueta y formato del cartucho, siendo estos últimos de inferior calidad – inclusive con etiquetas estilo holográficas – y con un formato en muchísimos casos estilo Mega Drive (como los de la foto superior).
  • Muy rara vez el precio de un cartucho original iguala al de una réplica. Que no te metan el perro!

Espero les sirvan estas referencias! Hagamos un mejor mercado para todos, sin faltarnos el respeto. Ignorante no es el que busca aprender, si no el que se aferra solo a sus propias ideas.

Continuar Leyendo

Más leidos

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x