City Connection

El que no recuerda la música de este juego es porque prácticamente, no debe haber tocado una NES o un Family Game en toda su vida. Estamos ante un game plataformero bastante difícil, pero muy entretenido. City Connection (NES)
La historia es breve: somos una especie de vándalo de las carreteras que debe recorrer a toda velocidad diversas ciudades del mundo pintando las cuadras recorridas de color blanco (no pregunten los motivos). Por escrito no parece complicado, pero la velocidad a la que vamos, la cantidad de obstáculos que se presentan y la poca maniobrabilidad del auto, será realmente un problema bastante grande.

Obviamente el enemigo principal es la policía, con patrulleros que nos seguirán o irán delante de nosotros tratando de emboscarnos. Para enfrentarlos, debemos arrojarles una lata de aceite y luego embestirlos. Por otra parte, tenemos una especie de montaña llena de espinas que nos destruirá el auto en mil pedazos si la colisionamos de forma directa o los inefables gatos, que probablemente sean el obstáculo más odioso, ya que están quietos, sonrientes y con una bandera en la mano. Si los atropellamos, perdemos una vida. Un concepto muy ecologista.

City Connection (NES)
Terminar un nivel es bastante complicado y necesitaremos varias partidas para lograr agarrarle la vuelta. En total, son siete fases que varían en paisaje, trayecto y por consecuencia, en dificultad. La música es repetitiva, pero nada molesta (excepto la que aparece cuando atropellamos a los gatos) y el sonido no está nada mal. Los gráficos son bastante interesantes, con algunos detalles bien añadidos y la jugabilidad, como ya les comenté anteriormente, dependerá de nuestra habilidad como players, ya que controlar el auto no es tarea fácil.

City Connection (NES)