Contactanos

Reviews

Batman Returns

Publicado

el

Las adaptaciones de películas hacia video juegos pocas veces han sido de calidad, más bien todo lo contrario. Salíamos del cine de ver la película emocionados y corríamos (cuando nos daba el bolsillo) a buscar su adaptación en forma de juego para nuestra consola de preferencia solo para encontrarnos con – siendo generoso -, un juego mediocre, poco fiel al argumento y escenas de la película en la cual se basaba, con una jugabilidad pésima. Desilusión instantánea.

Por supuesto, no es el caso de esta adaptación del exitazo (a nivel público y crítica) cinematográfico del oscuramente genial Tim Burton de Batman Returns (“Batman Vuelve”) protagonizada magistralmente por Michael Keaton, Michelle Pfeiffer y Danny DeVito.

Lanzado en 1993 (casi un año después del film) por la gigante Konami, este beat em’ up se diferencia del resto de las versiones de las consolas hogareñas precisamente por su género, puesto que eran títulos de acción y plataformas. Al mejor estilo Final Fight, nos pone en el traje del conocido caballero de la noche, quién debe salvar (una vez mas) a Gotham City de los malvados planes de Oswald Cobblepot (El Pingüino) cuyo plan es secuestrar a todos los primogénitos de la alta sociedad a modo de venganza por el abandono sufrido por sus ricachones padres al nacer – solo por tener forma de paquete de yerba, la nariz de Diego Peretti (si, el actor de “Los Simuladores”) y aletas en lugar de manos -, mientras lidia en una relación amor/enemistad con Selina Kyle (Catwoman). En el interín, desenmascara a Max Schrek (candidato a alcalde de Gotham City) cuyo plan es robar la energía de toda la ciudad. Todos divinos.

El game arranca en la escena del primer ataque de “The Red Triangle Gang” (la pandilla de circenses asesinos y maniáticos comandada por El Pingüino) a la plaza de la ciudad. Los enemigos más comunes pertenecen a esta pandilla – incluido el famoso payaso lanza llamas – y vienen sin descanso alguno. Por momentos, podés pelearte con hasta cinco en simultáneo. Posteriormente, se divide en siete escenas perfectamente adaptadas del film, siguiendo al dedal el argumento del mismo teniendo como ayuda el “Test Tube” y los “Batarangs”.

La calidad gráfica es impresionante. Ya desde la pantalla de presentación mostrándonos una versión digitalizada de Michael Keaton junto a la “batiseñal”, con gran tamaño de sprites. Todo muy detallado y haciendo un uso magistral de la paleta de colores de la SNES y respetando la tan particular y genial estética de Tim Burton.  Además, incluye niveles donde – usando el glorioso “Modo 7” de la SNES – estaremos al mando del “Batmobile” (“Batimovil” como le decíamos en el barrio) persiguiendo a pandilleros en motocicleta. Desde ya, cada nivel culmina con una batalla contra el jefe de turno. Por lo general, complicados. En cuanto a la banda sonora; es sencillamente increíble. ¿Y la jugabilidad? impecable.

Nuevamente, Konami mete un golazo en el terreno de los beat’em up (previamente lo había hecho con las versiones en 16 Bits de Teenage Mutant Ninja Turtles) entregándonos un video game que roza la perfección.

1992 > Konami > Beat’em Up
  • 9/10
    Gráficos - 9/10
  • 8/10
    Sonido - 8/10
  • 9/10
    Jugabilidad - 9/10
8.7/10

Resumen

Increíble por donde se lo mire. Súper adictivo e imprescindible en tu colección te guste o no Batman.

Continuar Leyendo
Click para comentar
guest

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

0 Comments
Inline Feedbacks
View all comments

Commodore 64

Mayhem in Monsterland

Publicado

el

En pleno 1993, con la generación de 16 Bits de Home Computers (PC, Amiga y Atari ST por ejemplo) en pleno auge mientras los 8 Bits transitaban una franca defunción, la gente de Apex Computer Productions se animaron a entrar en carrera con un hermoso plataformero para Commodore 64: Mayhem In Monsterland.

Todo el periplo comienza cuando un aprendiz de mago saurio llamado Theo Saurus comete un error mientras practica un hechizo y convierte a las tierras de Jellyland, Pipeland, Spottyland, Cherryland y Rockland en lugares tristes, descoloridos y sin vida. Es entonces cuando Theo se recluye en una caverna para evitar la furia de otros monstruos hasta que un buen día Mayhem, un simpático, valiente y colorido triceratops lo encuentra y se ofrece para encontrar los polvos mágicos necesarios para que Theo revierta el fallido y devastador hechizo.

Una “apuesta” enorme y arriesgada (que sale más que bien) al hardware de Commodore 64 cuando ya la dábamos por “muerta” en el mercado; estéticamente cercano a los plataformeros que reinaban en las consolas de la época (SNES y Mega Drive/Genesis, por ejemplo) y sin nada que envidiarle a las mismas.

Gráficos alucinantes, una Jugabilidad casi perfecta y horas interminables de diversión en un juegazo que envejeció más que dignamente.

Apex Computer Productions > 1993 > Plataformas 2D
  • 9/10
    Gráficos - 9/10
  • 8/10
    Sonido - 8/10
  • 9/10
    Jugabilidad - 9/10
8.7/10
Continuar Leyendo

PC

Burger Lord

Publicado

el

Burger Time es el juego que inmediatamente vino a mi cabeza cuando me crucé con este buen indie que efectivamente, es un tributo al mismo, puntualmente a la versión lanzada para la consola Intellivision. Un muy divertido título de arcade que supo tener varios ports para muchas consolas y al igual que tantos otros, parecía haber quedado en el olvido. Hasta ahora.

Manteniendo la línea estética, Burger Lord nos propone una alternativa al gameplay habitual de la franquicia, creada originalmente por la extinta Data East. Esto implica que el desafío no solamente incluye subir y bajar las plataformas tratando de armar prolijas y tentadoras hamburguesas, sino de esquivar – o arrojar al agua – un gran número de enemigos (pepinillos, salchichas, huevos fritos, etc.) que buscan empujarnos constantemente y frenar nuestro avance. Para ponerle un poco más de pimienta (que casualmente es nuestra única «arma» de defensa), todo esto debe realizarse antes que el castillo (generados de manera random) finalmente se hunda.

Con dos modos de dificultad disponibles, cada campaña tiene un total de 9 niveles con bastante intensidad y frenesí, en los que deberemos posicionarnos en el mismo escalón que la hamburguesa (completa) para poder pasar de fase. Caso contrario, aunque no terminemos ahogados por caernos al agua ni sometidos por algún snack malévolo de turno, volveremos a empezar todo desde cero. No hay «continues». No hay vidas. Puro desafío arcade duro y puro.

A una jugabilidad de por si ágil, se le suma además el hecho de poder disfrutarlo con hasta 3 players en modo cooperativo o PVP. Las melodías y el sonido acompañan cada momento y los gráficos están en la línea de lo que justamente era la consola lanzada por Mattel en 1979.

Divertido, dinámico y con una enorme dosis de vitamina old school, Burger Lord es un guiño de ojo a los nostálgicos y al mismo tiempo, a los gamers más contemporáneos, que encontrarán las novedades en su modo de juego como algo positivo. Recomendable, por supuesto.

Erico Patricio Monteiro > 2018 > Arcade
  • 6/10
    Gráficos - 6/10
  • 7/10
    Sonido - 7/10
  • 8/10
    Jugabilidad - 8/10
7/10

Resumen

Un bello tributo al Burger Time de Intellivision con modificaciones adaptadas a los tiempos actuales. Divertido e intenso.

Continuar Leyendo

Amiga 500

Agony

Publicado

el

Criaturas de pesadilla; entorno surrealista, un protagonista más que atípico y una banda de sonido digna de una superproducción de Hollywood resaltan en uno de los géneros preferidos de la década de los 90’s: shoot’em ups. Todo esto, da como resultado el juego que nos compete: Agony.

Digna criatura de la compañía francesa Psygnosis (creadora también de Shadow Of The Beast y Obitus, por ejemplo), fue lanzado en 1992 e inmediatamente pasó a ser un juego de culto para los jugadores de Amiga en todo el mundo.

El maestro brujo solar Acanthopsis descubre el Poder Cósmico pagando con su propia vida por ello. Antes de morir, le enseña esto a sus dos discípulos: Alestes y Mentor. Nos pondremos justamente en el plumaje de Alestes, a quien Mentor convirtió en un búho con el objetivo de sortear todas las trampas y desafíos del mismo en pos de alcanzar “el” poder.

La mecánica del juego -que básicamente es un shoot’em up al mejor estilo R-Type o Thunderforce – es sencilla: disparar a TODO lo que se nos cruce (que va desde pescados antropomórficos voladores hasta serpientes bizarras) a través de seis largos niveles antes de llegar al desafío final y alcanzar, finalmente, nuestro objetivo.

Mención aparte merece el apartado técnico que es más que impresionante. Una banda de sonido increíble compuesta por Tim Wright (responsable también de Shadow Of the Beast 2 y 3; Powermonger; Microcosm; etc.)  – que incluso fue plagiada por el tecladista de la banda de black metal melódico Dimmu Borgir sin darle crédito a Wright en el tema «Sorgens Kammer» del disco “Stormblast” -; una animación increíble (lograda con tres capas de parallax scrolling) y una paleta de colores con una escala lograda mediante líneas raster.

Cabe mencionar, también, que en 2010 el artista gráfico Franck Sauer lanzó a modo freeware el código binario del juego (en formato ADF) en su sitio web personal y el programador del juego, Yves Grolet, liberó el código fuente mediante “WeTransfer”.

Un juego tremendamente adictivo, con una trama sencilla y un universo visual tan oscuramente bello como único, lleno de acción sin parar de comienzo a fin.

Psygnosis > 1992 > Shoot’em up
  • 9/10
    Gráficos - 9/10
  • 10/10
    Sonido - 10/10
  • 9/10
    Jugabilidad - 9/10
9.3/10

Resumen

Una de las gemas (no tan) ocultas del catálogo de Amiga y de la era de los 16 Bits en general. Un pecado no jugarlo.

Continuar Leyendo

Más leidos

0
Would love your thoughts, please comment.x
()
x